La mamá de Octavio

¿Qué es un hijo prematuro?

 

Un hijo prematuro es un reloj que adelanta sus horas de golpe...

Un hijo prematuro es una bocanada de ilusiones y miedos en un instante...

Un hijo prematuro es la vida y la muerte frente a frente...

Es el vuelo de mil palomas blancas que quieren hacer magia saliendo de cualquier galera...

Es manos llenas y vacías, es todo, es palabras nuevas, voces nuevas, ruidos nuevos, imágenes nuevas, sueños nuevos, esperanzas nuevas, rezos nuevos...

Es entregar todo al universo y saber esperar...

Es desesperación y tranquilidad...

Es olvidar el valor de los kilos y aprender el gran valor de los gramos...

Es dar nuestra vida por su mirada, por sus manos pequeñas aferradas a las nuestras...

Haber tenido un hijo prematuro me abraza a Dios, un Dios que en esos 113 días me susurraba "tranquila, todo saldrá bien..." y así fué.

Hoy nuestro pequeño Octavio corre, salta, ríe, habla, sueña, crece, investiga el mundo y todo le da curiosidad, inventa canciones y me cuenta que en la neo del Otamendi, lo visitó la Virgen; nos hace felices, me cambia el nombre, ya que siempre seré la "mamá de Octavio", me convierte en corredora de autos y en princesa, me llena de amor, nos llena de amor, me hace cerrar los ojos y me hace pensar que un hijo prematuro es un reloj que adelanta sus horas de golpe... para convertirlas definitivamente y para siempre en las horas mas felices de nuestras vidas...

Gracias Octavio

Gracias equipo del Otamendi

Gracias Dra. Carmen Vecchiarelli.